GOLPE DE ESTADO EN EGIPTO: MILITARES DERROCAN A MURSI - SOLO TIPS :Información variada y entretenimiento -->

jueves, julio 04, 2013

GOLPE DE ESTADO EN EGIPTO: MILITARES DERROCAN A MURSI

El Cairo. Dpa, Efe, Afp, Ap Y Ansa - 04/07/13  Las Fuerzas Armadas egip... thumbnail 1 summary


El Cairo. Dpa, Efe, Afp, Ap Y Ansa - 04/07/13 

Las Fuerzas Armadas egipcias derrocaron ayer al presidente Mohamed Mursi y un gobierno de transición encabezado por el titular de la Suprema Corte Constitucional asumió el poder hasta convocar a elecciones anticipadas. El golpe fue respaldado por la cúpula del poder político y económico, las autoridades religiosas y un mayoritario segmento de la población que venía reclamando el alejamiento del mandatario.
Una multitud mayor a la que vio caer hace dos años al dictador Hosni Mubarak estalló de júbilo en la plaza Tahir cuando el jefe del Ejército y ministro de Defensa, Abdel Fatah al Sisi, hizo el anuncio por televisión. Como contrapartida, grupos oficialistas chocaron con las tropas en Marsa Matrouh, con un saldo de cuatro muertos. De esta manera ya son 47 las víctimas fatales en el último mes.
Durante la noche, Mursi y los principales líderes de Los Hermanos Musulmanes, el partido gobernante, fueron arrestados.
El ex mandatario quedó con prisión domiciliaria, hasta resolver su situación.
En su discurso, Al Sisi dijo que se formará un gobierno de unidad nacional que asumirá el poder hasta nuevos comicios, disolverá la Asamblea Legislativa –conformada por mayoría islámica– y anulará la Constitución, reelaborada por Mursi y su partido, con gran rechazo popular por sus inclinaciones religiosas. “ El Ejército no quiere permanecer en el poder ”, aseguró el jefe militar, que habló junto al gran jeque Ahmed al Tayeb y al papa copto Teodoro II. Y señaló que lo único que hicieron las Fuerzas Armadas es escuchar la voluntad del pueblo, que protestaba contra el gobierno de Mursi.
El Ejército había fijado un ultimátum a Mursi, que venció ayer, para que resolviera la crisis política en el país, después de que la oposición exigiera su renuncia y la convocatoria a nuevas elecciones. Como el mandatario se negaba a cualquier cambio, se formó una coalición liderada por las Fuerzas Armadas, las máximas autoridades religiosas y los principales dirigentes de la oposición. Al encuentro asistieron, entre otros, el premio Nobel de la Paz, Mohamed El Baradei, representante del movimiento de protestas Tamarud.
El acuerdo contempla que el presidente de la Corte Constitucional, Adly Mansur, administre la etapa interina y llame a comicios en una fecha a fijar. Además, se formará un comité de expertos para enmendar la Constitución, según el plan trazado por la coalición.
Mursi, de 62 años, estuvo así sólo un año en el cargo, pese a haber sido el primer presidente elegido democráticamente tras la caída de Mubarak. Ayer, a través de su cuenta de Twitter, denunció que fue víctima de un “golpe de Estado”. Pero al mismo tiempo pidió evitar enfrentamientos y violencia en las calles. “El presidente Mursi urge a todos a adherir a la paz y evitar el derramamiento de sangre de los compatriotas”, afirmó por la red social.
La destitución fue la conclusión de varios meses de tensión y violentos choques entre opositores y oficialistas. Desde hace semanas se vienen realizado enormes protestas para exigir la convocatoria a elecciones frente a la crisis política y económica que se arrastra sin cambios desde antes de la revolución que implicó la caída de Mubarak.
Desde el día que tomó posesión del cargo, en junio de 2012, el camino de Mursi estuvo lleno de obstáculos y tensión. Peleado con el Poder Judicial porque no le permitía hacer a su antojo, convocó a la Asamblea del pueblo de mayoría islámica que la Corte Constitucional había disuelto un mes antes. Después de varias medidas antipopulares, comenzó a concentrar cargos y poder, respaldado por el poderoso movimiento de Los Hermanos Musulmanes. Esto fue algo que la población no soportó, sobretodo después del paso de varios dictadores. En el país se acrecentó el malestar por la crisis económica, los cortes de energía, la fuerte caída del turismo –una de las principales fuentes de ingreso– y el constante incremento de la desocupación, que afecta principalmente a los jóvenes. Creció la rabia de los opositores que comenzaron a considerar a Mursi un dictador, y a temer por una Constitución considerada demasiada abierta a interpretaciones islámicas. La tensión se elevó y las manifestaciones se hicieron masivas. La caída de Mursi cierra esta nueva crisis política en Egipto, tras la simbólica Primavera Arabe.

FUENTE: EL CLARIN.COM

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

..