30 Ejemplos de anáfora

Ejemplos de anafora

Se
denomina 
anáfora a una figura retórica o
figura literaria, que consiste en la reiteración de una o varias palabras al
comienzo de una frase o verbo para darle al escrito una mayor belleza o potencia expresiva.

También
existe la anáfora gramatical que explicaremos más adelante, sin embargo, en
este post nos centraremos más en la anáfora retórica.

Ejemplo
de anáfora retórica: un extracto del poema Noche oscura del alma        (1578)

¡Oh noche que guiaste!

¡oh noche amable más que el alborada!

¡oh noche que juntaste!

San Juan
de la Cruz

Ejemplos de anafora

Características

La
anáfora consiste en la repetición de una o varias palabras al comienzo de un
verso o una prosa.

La anáfora es utilizada con frecuencia en
los textos poéticos
y en oratoria.

  • La
    Anáfora le da ritmo y sonoridad en la expresión a la vez que  enfatiza la idea que se quiere remarcar.
  • Está
    clasificada dentro de las figuras retóricas de repetición, las cuales
    tienen la característica de utilizar reiteradamente las palabras como es el
    caso también del paralelismo.
  •  La
    Anáfora etimológicamente proviene del griego «anaphora» que significa
    repetición.

30
Ejemplos de anáfora retórica

  1. ¡Corre, corre,
    que no llegamos!
  2. Juntos lograremos
    el triunfo, Juntos por siempre. Juntos, hasta
    la eternidad.
  3. Rojos son
    las pétalos / rojos son
    sus labios .
  4. Aquí fue
    Troya, aquí mi desdicha”
  5. Sube por
    ese camino, sube y vuelve a subir, hasta conquistar la
    cima.
  6. Tantas veces se lo dije, tantas
    veces se lo advertí.
  7. Éste
    era un hombre tantan perverso.
  8. Lo
    habíamos
     conseguido. Lo habíamos logrado finalmente.
  9. Es
    ella, la de ojos azules, la de pelo rubio, la de bella sonrisa.
  10. No me busques, no me hables, no me llames.
  11. Quisiera que me recuerden sin llorar, ni
    lamentarme, quisiera que me
    recuerden por haber hecho caminos.
  12. Lucharemos en la universidad. Lucharemos en las calles.
  13. Cuando la vida te golpea y cuando la vida te premia.
  14. Saltan y saltan los conejitos.
  15. Ríe ahora, ríe todo lo que puedas.
  16. La voz de tu alma, la voz de tu corazón.
  17. Quien no sufrió por amor, quien no escuchó una triste
    canción.
  18. Salí a pasear. Salí con mi mascota.
  19. Vivo pensando en ella. Vivo soñándola.
  20. Verde que te quiero verde. Verde Verdes ramas.
  21. No te perdono lo que dijiste. No te perdono la falta de respeto.
    No te perdono los gritos.
  22. Aquí todo se sabe, aquí nada es secreto.
  23. Tus besos dulces, tus besos suaves, tus besos de pasión.
  24. Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada, temprano estás rodando por el
    suelo.
  25. Podrán oponerse, pero no podrán impedir que estemos juntos.
  26. Más me rechaza, más la quiero.
  27. No te me acerques, no te quiero ver.
  28. Parece que estas nerviosa, parece que estás preocupada.
  29. Rápido, rápido que nos deja el tren.
  30. Mira, mira qué bella está.

Ejemplos de
anáforas en poemas:

Quién lo soñara, quien lo
sintiera, quien se atreviera…

La niña no ríe. La
niña 
no llora

Mientras las ondas de la luz
al beso

palpitaban
encendidas;

mientras el sol las
desgarradas nubes

del fuego y oro
vista;

mientras el aire en su
regazo lleve perfumes y armonías;

mientras haya en el mundo
primavera

¡Habrá poesía!

«Rima IV» Gustavo Adolfo Bécquer

Ejemplos de anafora

Dale al aspa, molino

hasta nevar el trigo

dale a la piedra, agua

hasta ponerla mansa

dale al molino, aire

hasta lo inacabable

dale al aire, cabrero

hasta que silbe tierno

Miguel Hernández

Hay besos silenciosos, besos
nobles

hay besos enigmáticos, sinceros

hay besos que se dan sólo las almas

hay besos por prohibidos, verdaderos.

Gabriela Mistral

Algo
más
que unos cuerpos juntos es el amor,

algo
más
que cinco dedos juntos es una mano.

Algo
más
que unos labios abiertos es un grito.

Algo
más
que una oración es la ternura.

Gloria Fuertes

Porque
nací y parí con sangre y llanto,

porque
de sangre y llanto soy y somos,

porque
entre sangre y llanto canto y canta,

creo en el hombre.

Ejemplos de anafora

Ángela Figuera

Contigo
por la llanura,

contigo
al alba dormida,

contigo
por la espesura

de alguna selva perdida.

 Concha Méndez

Qué
será percibir que yo te ame.

Qué
será, siendo tú, oírmelo decir.

Qué,
entonces, sentir lo que sentirías tú.

Ana Rossetti

Verde
que te quiero verde/ verde viento, verdes ramas.

García Lorca

Qué
es la vida
? Un frenesí / ¿Qué es la vida? Una ilusión

Ejemplos de anafora

Calderón de la Barca

Las
tierras
, las
tierras
, las tierras de España. A galopar, a galopar, hasta enterrarlos en el mar.

Rafael Alberti

Hora
de ocaso y de discreto beso/hora
crepuscular y de retiro/hora de
madrigal y de embeleso.

Rubén Darío

Diferencias entre la anáfora
retórica y la anáfora gramatical

Debe quedar claro la diferencia entre la anáfora retórica y la anáfora
gramatical.

La
anáfora como figura retórica

Como
figura retórica, la
anáfora se asocia como ya se dijo con la repetición de palabras
al
principio de una prosa o verso. Consiste en un recurso que busca aumentar
la fuerza expresiva de un mensaje para así darle mayor belleza.

Ejemplo:
 Iré a donde él me
lleve, / iré cuando él lo disponga, / iré todas
las veces que me llame.

Más ejemplos de anáfora retórica

1.     Quisiera que me recuerden como una buena persona,  quisiera que me recuerden por
haber sido solidario..

2.    
Lucharemos a partir de ahora. Lucharemos hasta la victoria.

3.    
Cuando la vida te ponga retos y cuando la vida te de triunfos.

4.    
Salta salta el niño por todos los muebles.

5.    
Llorallora, que es bueno para desahogarse.

6.    
El sonido de la guitarra, el sonido de la  tristeza.

7.    
Salí por la calle. Salí yo, y salieron mis vecinos.

8.    
Pensando, en ti. Pensando en tu amor.

9.    
No perdono a la muerte
enamorada, no perdono a la
vida desatenta.

10.Aquí nada es secreto, aquí las paredes oyen.

11.Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la
madrugada, temprano estás
rodando por el suelo. (
Poema de Miguel Hernández)

12.Podrá nublarse el sol
eternamente; podrá secarse
en un instante el mar; podrá romperse
el eje de la tierra. (Gustavo Adolfo Bécquer – Amor Eterno)

13.Hay besos que pronuncian por sí solos

la sentencia de amor condenatoria,

hay besos que se dan con la mirada

hay besos que se dan con la memoria.

Hay besos silenciosos, besos nobles

hay besos enigmáticos, sinceros

hay besos que se dan sólo las almas

hay besos por prohibidos, verdaderos.

Hay besos
que calcinan y que hieren,

hay besos que arrebatan los sentidos,

hay besos misteriosos que han dejado

mil sueños errantes y perdidos.

Hay
besos
problemáticos que encierran

una clave que nadie ha
descifrado,

hay
besos
que engendran la tragedia

cuantas rosas en broche han
deshojado.

Hay
besos
perfumados, besos tibios

que palpitan en íntimos
anhelos,

hay
besos
que en los labios dejan huellas

como un campo de sol entre
dos hielos.

Hay
besos
que parecen azucenas

por sublimes, ingenuos y por
puros,

hay
besos traicioneros y cobardes,

hay
besos
maldecidos y perjuros.

(Gabriela Mistral
– Besos)

14.Hay quien
precisa
una canción de amor;

Hay quien precisa un canto de amistad;

Hay quien precisa remontarse al sol

Para cantar
la mayor libertad.

Hay quien precisa una canción de paz;

Hay quien precisa el canto de un fusil;

Hay quien precisa una evidencia más

Para tener
la razón de vivir.

(Silvio
Rodriguez- letra de la canción Hay quien
precisa
)

Ejemplos de anafora

La anáfora como recurso gramatical

Como recurso gramatical, la
anáfora tiene una función distinta. En la anáfora gramatical, ciertos elementos
tienen la función de evitar la permanente repetición de palabras en un discurso
o expresión.

Las
anáforas gramaticales son elementos deícticos que hacen referencia a un
antecedente.

Tanto
en la comunicación oral como en la escrita se suele hacer referencia a
elementos que ya han sido nombrados antes, y que sería redundante para quien
habla o escucha decirlos o escucharlos una y otra vez.

Ejemplo: 

Cuando
veas a tu primo, di
le que
quiero hablar
le. El pronombre “le” alude a “tu primo”
y se usa para evitar la reiteración innecesaria. La misma oración sin la
utilización de las anáforas gramaticales sería redundante: *Cuando veas a tu primo di a tu primo
que quiero hablar con tu primo.

Otros
ejemplos de anáfora gramatical

1.     Carlos olvidó su celularLo notamos
enseguida.

2.     Perdí mi bolsa. Y
ahora, ¿Cómo la encontraremos?

3.     La pesca es mi hobbie, es lo
que 
me permite relajarme.

4.     Estoy en la casa de mi
prima
 y dormiré aquí.

5.     Tengo más secretos que
contar, ya te los contaré.

6.     ¡Ahí está Miguel! Grítale porque
no escucha.

7.     El galán de la serie fallece, tal como me lo habían
adelantado.

8.    
¿Te gusta mi blusa? Me la regaló
mi madre.

9.    
Los bebes lloran, ellos no pueden estar tanto sin sus
mamás.

10.El gerente es el responsable
de lo que pasa en la empresa, él más
que nadie.

Deja un comentario